BUCK NELSON

Y el libro de Urantia
(5 de Marzo de 1955)


Buck Nelson era un agricultor norteamericano que vivía en las montañas de Ozark, Missouri.
Buck recibió en su casa la visita de dos seres, que ya un año antes (1954) se habían comunicado con él telepáticamente diciéndole que volverían a contactar.

En el primer avistamiento (1954) Buck pudo ver y fotografiar dos ovnis suspendidos en el aire, a muy poca distancia del suelo.

Envió las fotografías y una descripción detallada de lo sucedido a las autoridades, pero meses después le fueron devueltas sin obtener ningún comentario al respecto.

Una de las revelaciones que los seres le transmitieron a Buck, era que la Luna no estaba habitada pero que si había varias bases extraterrestres.

Aparece el libro de Urantia

Durante el mes de Marzo de 1955 sale a la luz la gigantesca obra titulada The Urantia Book (El libro de Urantia). Cuenta aproximadamente con 2.100 páginas y se encuentra en la Fundación Urantia. El contenido del mismo fue revelado a un grupo de mediums en los años 30, para canalizar la «Quinta Revelación de Dios».

Martin Gardner

Martin Gardner era un conocido científico y filósofo estadounidense. También era conocido por sus criticas a los temas paranormales.

Martin hizo un estudio detallado del libro y describió su contenido así:

«Los dos primeros tercios del libro se refieren a la Cosmología e historia de Urantia, verdadero nombre de la Tierra. Nosotros vivimos en el planeta 606 de un sistema llamado Satana, que incluye 619 mundos imperfectos.

El número del universo de Urantia es 5.342.482.337.666. Satana, con su cuartel general en Jerusem, está en la constelación de Norlantiadek, parte del universo de Nebadón. Nebadón pertenece a un súper-universo llamado Orvontón. Existen otros seis súper-universos. Todos están sin finalizar, y todavía en evolución girando alrededor del universo central de Havona. En el centro de Havona está la Isla del Paraíso (sin tiempo, ni movimiento). Este es el lugar de residencia del gran YO SOY (la eterna e infinita deidad). Su naturaleza es triple (Padre, Hijo y Espíritu) y se simboliza con tres círculos azules concéntricos.